Protección del motor2016-12-23T11:25:27+00:00

Protección del motor, sonda térmica y termistor.

Normalmente la forma más usual de proteger térmicamente los motores es mediante un termistor o sonda térmica PTC fijadas en los devanados, éstas se conectan a un dispositivo de disparo fuera del motor. Se puede instalar un juego sencillo de 3 sondas de desconexión o bien un juego doble para alarma y desconexión.

Otras formas de controlar la temperatura  del bobinado y/o del rodamiento es mediante sonda términca o termómetros PT100 y sondas de temperatura de tipo BIMETAL, normalmente cerradas, éste último tipo de protección es la menos habitual, ya que no ofrece la protección adecuada cuando la corriente del motor aumenta rápidamente.

ALREN suministra los motores de serie con SONDA TERMICA TPC-130 desde la carcasa 132 inclusive.

Si el motor requiere otro tipo de protección, disponemos de un servicio técnico que bajo demanda, montará el sensor de temperatura que solicite.

Necesidad de uso de sonda térmica.

Se han de observar los siguientes puntos para garantizar un trabajo libre de averías por parte de un motor eléctrico:

  • Diseño adecuado:  se ha de seleccionar el motor adecuado a cada aplicación.
  • Operación profesional: la instalación profesional y el mantenimiento regular son condiciones previas para una operación libre de averías.
  • Adecuada protección del motor: ésta ha de cubrir todas las posibles áreas de problemas.
    • No se activará antes de que el motor se encuentre en situación de riesgo.
    • Cuando dicha situación se dé, el dispositivo de protección se activará antes de que se produzca cualquier tipo de daño.
    • Si el daño es imprevisible, el dispositivo de protección se activará rápidamente para restringir al máximo la extensión de los daños.